Gestionar grupos en Ubuntu Oneiric Ocelot y Precise Pangolin

Introducción

Hace ya un tiempo que estoy un poco despistado con el asunto de crear grupos en Ubuntu, y añadir usuarios a grupos. Como de costumbre, siempre puedo recurrir al terminal para hacer estas operaciones, pero dada mi memoria cortoplacista, siempre termino recurriendo a Internet, para recordar como se hacía. Mas que nada por que no es una operación que haga todos los días, sino que es mas bien, una operación esporádico, con lo que, de una vez a otra, he olvidado como se hacía. Esta es la razón, por la que me gustaba utilizar el interfaz gráfico que había disponible para hacer este tipo de operaciones, a pesar, de que bajo mi modesta opinión, era algo enrevesado.

De cualquiera de las maneras, tanto en Oneiric Ocelot, como en Precise Pangolin, se puede utilizar la interfaz gráfica para hacerlo, pero eso sí, primero hay que instalarla para utilizarla, vamos, que no viene instalada por defecto.

grupos

Gnome-System-Tools

Eso es, aquí tenemos la madre del cordero. Se trata de instalar este paquete, para poder acceder a la aplicación Usuarios y Grupos (en lugar de solo Usuarios) desde el Dash.

Instalación

Para instalar la aplicación desde el Centro de Software de Ubuntu, tienes que hacer doble clic sobre el siguiente enlace:

instalar

Si lo quieres instalar desde el terminal:


sudo apt-get install gnome-system-tools

Funcionamiento

Una vez instalado, lo puedes iniciar desde el Dash, buscando grupos. Lo inicias y verás una ventana como la siguiente:

grupos

Pulsas sobre el botón «Propiedades», donde verás:

grupos

En esta ventana puedes marcar o quitar los usuarios que pertenecen a este grupo.

Con el terminal

Para aquellos que quieren acostumbrarse al terminal, la cosa es muy sencilla. Sólo tienes que ejecutar el siguiente comando:


sudo adduser

o también:


sudo usermod -aG

dondees el nombre de usuario, yel nombre del grupo al que queremos que pertenezca el usuario.

Conclusiones

Con esta herramienta, pasa como con otras herramientas sencillas con interfaz gráfica. Cuando no utilizas con frecuencia una herramienta, sino que la utilizas de forma esporádica, terminas por olvidar, no solo la sintaxis de la instrucción, sino incluso que utilidad empleabas. Esta es la clara ventaja de utilizar herramientas gráficas, que puedes destinar tu memoria a otro tipo de actividades, mucho mas generoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *