Tu propia nube en la Raspberry Pi

. na de las posibles utilidades que le puedes dar a tu Raspberry Pi es el de alojar servicios. Tu propia nube en la Raspberry. Actualmente tenemos delegado esta función a proveedores de servicios privados. Y esto tiene su sentido, en tanto en cuanto ellos se encargan de realizar el mantenimiento de esos servicios. Y por otra parte, ofrecen un parte del servicio gratuita, aunque otra parte es de pago. En ocasiones, la parte gratuita del servicio es suficiente para nosotros, sin embargo, en otras, la parte de pago es realmente suculenta, y terminamos por sucumbir, y pagar por ese servicio.

Tu propia nube en la Raspberry Pi

¿Porque tener tu propia nube en la Raspberry Pi?

Cuidado, mucho cuidado

Antes que nada, quiero hacer una reflexión, y es que cuando nosotros alojamos el servicio, tenemos el inconveniente de que debemos mantenerlo. Y no solo debemos mantener el servicio, si no que además nos vemos expuestos a que por alguna razón, la Raspberry se estropee, la memoria SD se corrompa, se produzca un corte de suministro eléctrico, etc….

Por todas estas razones, debemos valorar para que utilizamos cada servicio y el valor que le otorgamos. Si quieres tener un servicio, datos o información, que es importante para ti, conviene que lo tengas razonablemente protegido, contra todo lo que he comentado anteriormente.

Desde luego, que si pagas a un proveedor de un servicio, por regla general, tendrán potentes servidores, sistemas de alimentación ininterrumpida, sistemas redundantes, etc.

Sin embargo, cuando tu alojas los servicios en una Raspberry Pi, tu careces de todas esas protecciones, y por tanto cuidado con lo que guardas en la Raspberry Pi,

Y entonces, porque tener tu propia nube en la Raspberry Pi

La información es poder

La parte interesante de tener tus propia nube es que tu eres el dueño de los datos. Que no te engañen nadie vende duros a cuatro pesetas. Si un proveedor de servicios, te ofrece un servicio gratis es que se lo están cobrando en carne, es decir, tu eres la moneda de cambio. En pocas palabras, están sirviéndose de tu información, de lo que tu haces.

No estoy criticando este hecho, simplemente lo estoy poniendo encima de la mesa. Tampoco es que me parezca mal, creo que mas bien, estoy de acuerdo con ello, porque al final se trata de que aprenden de todos nosotros. Aprenden de nuestro comportamiento, y en teoría esto es para ofrecernos un mejor servicio.

Y como bien sabes, la información es poder, y como es tu información, tu eres dueño de gestionarla como consideres. Así que si tu tienes tus propia nube en la Raspberry Pi, tu tienes la posibilidad de controlar tu información, tu tienes la posibilidad de controlar ese poder.

El coste económico

Evidentemente, si quieres tener tu propia nube en la Raspberry, es necesario que esta esté siempre en funcionamiento. Y la ventaja de tener tu propia nube en la Raspberry Pi, es el bajo consumo de esta frente a otros servidores. Si la Raspberry Pi, tiene unas prestaciones limitadas, pero como contrapartida, tiene un reducido consumo de energía.

El consumo energético de la Raspberry Pi está en el entorno de los 2 W. Esto quiere decir que, en todo un mes nuestra Raspberry Pi ha consumido de media algo menos de 1.500 Wh, es decir, 1,5 kWh. Teniendo en cuenta que el precio del kWh es de menos de 0,15 €/kWh estás pagando por tener tu Raspberry todo el día en funcionamiento 0,22 €/mes.

Estos números están hechos suponiendo que la Raspberry está siempre a pleno rendimiento. Sin embargo cuando está en reposo apenas supera los 0,10 €/mes. Suponiendo que durante el día lo tienes a pleno rendimiento y durante la noche está en reposo, seguro que se queda en 0,20 €/mes. Y ahora, compáralo con los 9,99 €/mes que pagas por Spotify, Google Drive o por otros servicios,… es para pensarselo.

Piénsalo sólo 0,20€ frente a 9,99€

Esto tiene un inconveniente, y es que o bien te conectas vía VPN, tal y como comenté en el artículo sobre Acceder a tu red local desde fuera, o bien dejas un puerto abierto y conectado a Ampache… eso ya depende de lo que tu consideres, y lo que te quieras exponer.

¿Que servicios podemos tener en nuestra nube en la Raspberry?

Ahora ya tenemos claro las ventajas e inconvenientes de tener tu propia nube en la Raspberry Pi. Veamos que servicios podemos alojar. Pues sinceramente, cualquiera que te puedas imaginar

En los capítulos que constituyen este tutorial, vas a encontrar una gran variedad de servicios. Servicios que te permitirán alojar cualquier tipo de información que te puedas imaginar. Desde servicios de fotografía como Piwigo, servicios para alojar feeds como Tiny Tiny RSS, servicios de sincronización como Syncthing, y mucho mas…

¿Que medidas puedes adoptar para asegurarte el funcionamiento?

Si definitivamente quieres utilizar la Raspberry Pi para guardar información que es importante para ti, lo que debes hacer es tomar unas medidas mínimas de seguridad. De esta manera te evitarás que algún dia tengas una desagradable sorpresa. Pero, con todo y con eso, recuerda que el que está haciendo el mantenimiento del equipo eres tu. Por esta razón, debes tomar las medidas necesarias para salvaguardar esa información. Para ello debes asegurarte el funcionamiento de tu Raspberry Pi bajo cualquier circustancia. Y por supuesto, en el caso de que suceda una desgracia, minimizar los daños.

Algunas de las medidas para asegurar, en la medida de lo posible, el correcto funcionamiento de tus propia nube en la Raspberry son,

  • Añade una fuente de alimentación extra. Dado que la Raspberry Pi, consume tan poco con una batería puedes darle mucha vida. Ponerle una alimentación con una batería de 20.000 mA, es asegurarte su funcionamiento durante días.
  • Realiza copias de seguridad frecuentes. Tanto de los archivos que tienes en la Raspberry Pi, como de las bases de datos. Respecto a la frecuencia, eso depende de cuanta información contenga y cada cuanto la actualizas. Evidentemente, estas copias de seguridad deben estar fuera de la Raspberry. Y si la información es muy importante deben estar replicada en varios lugares. Y no solo en una unidad externa, incluso fuera de tu propia red. Pero claro, aquí ya empiezan a subir los costes.
  • Y por si la desgracia es máxima, lo mejor es tener scripts de instalación. En caso de que se deteriore la tarjeta SD de la Raspberry Pi, puedes realizar una reinstalación rápidamente. Si a lo traumático que supone perder una tarjeta SD, tenemos que añadir lo tedioso que es reinstalar todo, es como para pensar en tirar ese chisme  a la basura.

Conclusión

Como ves las posibilidades que tienes para tener tus propia nube en la Raspberry Pi son espectaculares. Piensa que servicio te gustaría tener. Piensa que información sensible quieres gestionar tu mismo. Seguro que encuentras algún proyecto de software libre que te la ofrece. Pero es que además de ser software libre, en la mayor parte de las ocasiones, va a ser gratuita.

Además de esto, y como colofón, con la Raspberry Pi vas a aprender sobre Linux. Y si te gusta cacharrear, aquí vas a disfrutar; y vas a disfrutar mucho. Eso si, también tienes que estar dispuesto a padecer, sobre todo al principio. Porque cuando empiezas las cosas cuestan. Recuerda eso de la curva de aprendizaje.

Por último, recordarte que al final la Raspberry Pi, se hizo para lo que se hizo. Está pensada para lo que está pensada. La idea original de la Raspberry Pi, esel de acercar la tecnología a los más jóvenes. Actualmente, se ha convertido en un proyecto de masas. Creo que la Raspberry Pi, es mas para acercar la tecnología a todo el mundo. Desde los menos tecnológicos, para que aprendan, hasta a los más tecnológicos que tanto disfrutamos con ello. Pero, no hay que perder ese objetivo, es una herramienta para que aprendamos y disfrutemos.