Funciones en Bash

Este es uno de los capítulos del tutorial Scripts en Bash. Encontrarás los enlaces a todos los de capítulos, al final de este artículo.

Otra de las características interesantes de Bash son las funciones. Una herramienta, que sin lugar a dudas te va ahorrar mucho trabajo y esfuerzo, puesto que te va a permitir reutilizar tu código, y no tener que repetir una y otra vez, el mismo código.

Eso de no repetir código, ya sea con las funciones en Bash o en cualquier lenguaje de programación, tiene muchas ventajas. Pero no solo tiene ventajas sino que además es una práctica recomendada.

El repetir código te puede conllevar, además de un mayor número de errores, y un mayor costo de mantenimiento. Si has repetido el mismo código en varias partes de tu aplicación, y tienes que modificarlo, tienes un problema. Con el uso de funciones, este problema se ve reducido sensiblemente, puesto que solo tendrás que modificar la función en cuestión.

Además, puedes reutilizar tus funciones en otros scripts, con lo que el tiempo de desarrollo de una aplicación se verá reducido considerablemente.

Funciones en Bash

Funciones en Bash

Declaración de funciones

Al igual que viste en el caso de los arrays, en el caso de las funciones en Bash, también es posible declararla de varias formas. La primera de las formas es tan sencillo, como indicar el nombre de la función seguido paréntesis. Por ejemplo,

mi_primera_funcion(){
    echo Hola Mundo
}

También se puede declarar en una línea como por ejemplo,

mi_primera_funcion(){ echo Hola Mundo; }

En el caso de que definas tus funciones en Bash en una sola línea tienes que tener en cuenta los espacios después de la primera llave y antes del primer comando, y antes de la última llave. Es decir, tienes que dejar espacio entre las llaves y los comandos para que no arroje un error. Además entre comandos debes, utilizar ;. Como por ejemplo,

mi_primera_funcion(){ echo Hola Mundo; echo otro Hola; }

Otra opción para declarar una función es utilizando la palabra clave function. De esta manera la declaración de tu función tendría el siguiente aspecto,

function mi_primera_funcion(){
    echo Hola Mundo
}

Mientras que para hacer uso de una función, solo tienes que llamarla por su nombre. Si así como suena. Así, para la función que has declarado previamente, la llamarías como ves a continuación,

mi_primera_funcion

Una vez ya tienes claro como declarar funciones en Bash, indicarte algunas cosas que tienes que tener en cuenta,

  • Una cosa es la declaración de tu función, y otra es su ejecución. Que hayas declarado y definido una función no indica que se vaya a ejecutar. Para que se ejecute, tienes que hacer uso de ella.
  • Antes de utilizar una función tienes que haberla declarado. Es exactamente igual que en la consola, y lo mismo que para cualquier otra variable. Antes de poder hacer uso de ella, tienes que declararla.

Ámbito de las variables

¿Que es esto del ámbito de las variables? El ámbito de una variable indica donde está definida una variable. Por regla general una variable tiene ámbito global, a menos que la definas expresamente como local. Así, aunque definas una variable dentro de una función, esta variable será global. Como digo, la única forma de que la variable solo tenga ámbito dentro de la función es que lo indiques expresamente. Así, por ejemplo,

#!/bin/bash

var1='fuera'
var2='fuera'

funcion_ambito(){
var1='dentro'
local var2='dentro'
var3='dentro'
local var4='dentro'
echo $var1 $var2 $var3 $var4
}

echo $var1 $var2
funcion_ambito
echo $var1 $var2 $var3 $var4

Si ejecutas este script, verás que el resultado es el siguiente,

fuera fuera
dentro dentro dentro dentro
dentro fuera dentro

Como ves has modificado el contenido de var1 por tener ámbito global, mientras que var2 como las ha declarado global no se ha modificado, y tras ejecutar la función tiene el mismo valor que antes. Por contra, como var4 la definiste local dentro de la función, fuera de ella no tiene valor alguno.

Esto del ámbito de las variables, tiene su miga, pero es importante que lo tengas muy en cuenta, porque de lo contrario es probable que te de mas de un disgusto.

Pasar argumentos a una función

¿Pasar argumentos? Hasta ahora, siempre que has definido una función, dentro de la misma estaba todo lo que necesitabas. Así, cuando has hecho un echo, el valor que utilizabas o lo has definido dentro o era global. Pero y si quisieras, por ejemplo, sumar dos números que no has definido previamente. El comportamiento de las funciones con las variables especiales, es igual que el caso del propio script, que pudiste ver en el capítulos sobre variables en bash. Esto es así con alguna salvedad, porque por ejemplo, $0 se refiere siempre al nombre del script.

#!/bin/bash

funcion1(){
    ans=$(($1+$2))
    echo $ans
}

Si ejecutas funcion1 2 2 verás que imprime un 4 como es de esperar.

Tal y como te comentaba antes de este ejemplo, puedes hacer uso de las variables especiales para trabajar con tu función. Así, estas variables, son,

  • $0 representa el nombre del script
  • $1$9 los primeros nueve argumentos que se pasan a un script en Bash
  • $# el número de argumentos que se pasan a un script
  • $@ todos los argumentos que se han pasado al script
  • $? la salida del último proceso que se ha ejecutado
  • $$ el ID del proceso del script

En este sentido, como ves, excepto el primero y el último, que hacen referencia al propio script, el resto los puedes utilizar perfectamente en tus funciones. Ahora modifica ligeramente la función, añadiendo esas variables especiales, como puedes ver a continuación,

#!/bin/bash

funcion1(){
    echo $0
    echo $#
    echo $@
    echo $$
    ans=$(($1+$2))
    echo $?
    echo $ans
    echo $?
}
funcion1 2 2 3
echo $?

Ejecuta este script y comprobarás el resultado.

Devolver valores

¿A que me refiero con esto de devolver valores? Se trata de devolver el resultado de la función. Por ejemplo, en la función que has definido anteriormente para sumar dos valores, lo que hiciste fue imprimir el resultado 4. Pero, ¿como podías haber reutilizado ese resultado fuera de la propia función?.

Las funciones en Bash permiten permiten devolver un resultado, pero este resultado es un entero entre 0 y 255, que como te imaginas representa el estado de la función. Con lo que deberías utilizar este return precisamente para eso, para devolver el estado de la función, de forma que un 0 representa que la función ha terminado con éxito, mientras que cualquier otro valor, debería representar el código del error.

Así,

funcion1(){
    return 5
}
funcion1
echo $?

Si, return se utiliza para saber como ha terminado la función, ¿como puedes obtener el resultado de las operaciones que has hecho con la función? Existen diferentes aproximaciones para hacer esto. La primera sería utilizar variables globales, como por ejemplo,

funcion1(){
    resultado='resultado'
}
funcion1
echo $resultado

El problema de esta aproximación es precisamente el uso de variables globales, que puede llevar, sobre todo en scripts considerables de tamaño, a incrementar la complejidad en exceso. Lo cierto, es que tal y como te he comentado anteriormente lo suyo es que dentro de las funciones utilices, en la medida de lo posible variables locales.

La segunda de las opciones, y que casa perfectamente con lo que te he comentado anteriormente, es el uso de variables locales. Esto te va a permitir tener todo lo que se realiza dentro de la función en un ambiente controlado.

Fíjate bien, como resulta una función implementada con variables locales, y como obtener el resultado de la función. ¿No te encaja mucho mas?

funcion1(){
    local resultado='resultado'
    echo "$resultado"
}
resultado=$(funcion1)
echo $resultado

Reutilizar funciones

Como te he comentado en la introducción, una de las grandes ventajas de las funciones es la posibilidad de reaprovechar tu código. Como te decía, no tienes que repetir y repetir tu código. Simplemente tienes que llamar de nuevo a tu función, cada vez que la necesitas.

En este sentido, ¿como pueeds utilizar una función que tienes implementada en un script en otro script?. Para esto tienes que utilizar el comando source. El comando source ejecuta el script al que haces referencia en el proceso actual, pudiendo de esta forma, reutilizar de forma sencilla las funciones.

Como ejemplo, si tienes un script llamado script1, definido como sigue,

#!/bin/bash
suma(){
    local resultado=$(($1+$2))
    echo $resultado
}

Si lo quisieras utilizar en otro script, tienes que hacerlo tal y como ves a continuación,

#!/bin/bash
source ./script1
echo $(suma 2 2)

La gran ventaja de tener todas tus funciones recogidas en un script, o en varios, es que vas a poder reutilizarlas en cualquier ocasión. Y este es la gran ventaja de las funciones.

Combinando conceptos

Ahora ya has dado un buen repaso a como se hacen las cosas en Bash. Ha llegado el momento de reunir, lo que has visto hasta el momento en los diferentes capítulos de este tutorial. Así, por ejemplo, si quieres controlar si a una función se la han pasado parámetros, tendrías que hacer una comprobación del estilo de lo que ves a continuación,

#!/bin/bash
funcion(){
    if [ $# -gt 0 ]
    then
        echo Con argumentos
    else
        echo Sin argumentos
    fi
}

Más información,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *