El corrector ortográfico en Vim

Este es uno de los capítulos del tutorial Vim, un editor atemporal. Encontrarás los enlaces a todos los de capítulos, al final de este artículo.

Para el uso habitual de un administrador de sistemas, es probable que no necesite el corrector ortográfico en Vim. Aunque si lo piensas un poco, incluso, en el caso de documentar código, ya es necesario ese corrector ortográfico en Vim. Y por supuesto, para aquellos, que como yo, utilizamos Vim como nuestro editor de texto por defecto. Y es que actualmente, en mi caso, ya sea para los artículos, tutoriales o para los guiones del podcast, incluso para la edición de los distintos manuales, hago uso exclusivo de Vim. Ciertamente, en todos estos casos, necesito el corrector ortográfico. Y es que, no solo es necesario documentar todo aquello que hacemos, sino que también hay que documentarlo correctamente, y con estilo.

Por estas razones, he incluido este capítulo del corrector ortográfico en Vim, dentro de este tutorial sobre Vim. De forma, que no tengamos una excusa, para que nuestra documentación, esté completamente exenta de faltas de ortografía, no solo es un deber es una obligación.

El corrector ortográfico en Vim

El corrector ortográfico en Vim

El soporte para la corrección ortográfica se incluyó en la versión 7 de Vim. Primero de forma precaria, pero poco a poco se ha ido mejorando, hasta convertirse en lo que es hoy en día.

Soporte para el corrector ortográfico en español

Por supuesto, si quieres utilizar el corrector ortográfico en Vim en español, es necesario instalar los recursos necesario. Para ello, simplemente ejecuta las siguientes instrucciones en un terminal.

mkdir -p ~/.vim/spell
cd ~/.vim/spell
wget http://ftp.vim.org/vim/runtime/spell/es.latin1.spl
wget http://ftp.vim.org/vim/runtime/spell/es.latin1.sug
wget http://ftp.vim.org/vim/runtime/spell/es.utf-8.spl
wget http://ftp.vim.org/vim/runtime/spell/es.utf-8.sug

Una vez instalados los diccionarios, tienes que establecer que el diccionario que vas a utilizar es el de español, para ello añade la siguiente instrucción, a ~/.vimrc.

:setlocal spell spelllang=es

Comenzar con el corrector ortográfico en Vim

Una vez realizados los pasos anteriores, si quieres utilizar el corrector ortográfico en Vim, tienes dos opciones,

  • habilitarlo cada vez que lo quieras utilizar. Para esto, simplemente tienes que ejecutar el comando :set spell cada vez que quieras habilitar el corrector, o bien, :set nospell, cuando quieras inhabilitarlo.
  • tenerlo habilitado por defecto, es decir, que siempre que entres a Vim, tendrás el corrector ortográfica en marcha. Esto tiene, sus ventajas e inconvenientes, y va a depender del uso que le des a Vim. Si por ejemplo, utilizas Vim, exclusivamente para redactar textos, esta es una buena solución. Si por el contrario lo utilizas para escribir código, probablemente, esta no sea la mejor idea. Sea como fueres, si quieres habilitar por defecto el corrector ortográfico en Vim, añade :set spell en ~/.vimrc

Indicarte que cada palabra que no reconoce el corrector ortográfica, la resalta con diferentes colores,

  • palabras no reconocidas
  • aquellas palabras que no están correctamente capitalizadas
  • palabras extrañas
  • errores tipográficos en palabras para la región seleccionada

Por otro lado, resaltar que, Vim solo comprueba palabras, no realiza comprobaciones gramaticales.

Las operaciones básicas de corrección ortográfica

A continuación encontrarás las operaciones básicas en la corrección ortográfica, incluyendo alguna que he mencionado anteriormente

Para habilitar o inhabilitar el corrector.

  • :set spell activa el corrector. Yo por defecto no tengo habilitado el corrector ortográfico. Lo activo cuando voy a redactar un documento, pero cuando estoy escribiendo código, me incomoda mucho.
  • :set nospell desactiva el corrector

Para navegar entre errores

  • ]s te lleva hasta la siguiente palabra errónea. Si precedes esta combinación de teclas con un número, saltará tantas palabras erróneas como hayas indicado.
  • [s te lleva a la palabra errónea anterior. Igual que en el caso anterior, anteponiendo un número, realizará la misma operación
  • ]S funciona igual que ]s pero no tiene en cuenta las palabras erróneas de otra región.
  • [S igual que el anterior pero hacia atrás.

Para añadir o eliminar palabras al diccionario

  • zg añade la palabra incorrecta sobre la que está el cursor al archivo definido en el parámetro de la configuración spellfile.
  • zG funciona exactamente igual que zg pero añade la palabra a la lista de palabras interna.
  • zw en este caso en lugar de guardar la palabra como correcta, la guarda como incorrecta. Así, en el caso de que se encuentre en el archivo spellfile la comentará.
  • zW igual que en el caso anterior, pero en este caso la añade al listado interno, tal y como has visto en el caso anterior con zg y zG.
  • zug y zuw deshacen las acciones de zg y zw. Lo mismo sucede con zuG y zuW, pero de nuevo en el caso de los listados internos.

También es posible realizar estas operaciones utilizando comandos, como los que te muestro a continuación,

  • [count]spellgood <palabra> se comporta como zg
  • spellgood! <palabra> funciona como zG
  • [count]spellwrong <palabra> se comporta como zw
  • spellwrong! <palabra> funciona como zW

Utilizando el corrector ortográfico

Una vez estés sobre una palabra que tienes que corregir, simplemente tienes que encontrar el reemplazo masa adecuado para esa palabra. Para ello, tienes que utilizar z=. Si estás sobre una palabra incorrecta, te mostrará un listado de alternativas o posibilidades correctas para reemplazar la palabra que tienes que corregir.

Una vez hayas hecho el primer reemplazo, si quieres cambiar todas aquellas, errores iguales al que acabas de reemplazar simplemente tienes que utilizar el comando :spellrepall.

Conclusiones

Lo primero y mas importante que quiero recalcar del corrector ortográfico de Vim, es que solo corrige palabras, no tiene corrección gramatical. Si estás acostumbrado a otros editores, tendrás que tener muy en cuenta este aspecto.

Desde el punto de vista de la comodidad, no tengo claro que sea tan cómodo como puede ser el de otros editores con entorno gráfico. Lo que está claro es que no ofrece, por el momento, las mismas opciones. Y esto es algo, que también tienes que tener en cuenta.

Dicho esto, y a pesar de estos inconvenientes, sigo prefiriendo trabajando con Vim en el terminal, que con un editor con interfaz gráfica. La razón, como ya te puedes imaginar, es la productividad. Sinceramente, me siento mucho mas productivo con Vim, que con un editor con interfaz gráfica.


Más información,

fImagen de portada de Susan Holt Simpson en Unsplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *